Tipos de pulverizadores ¿Cuál es el mejor?

Tipos de pulverizadores ¿Cuál es el mejor?

Los pulverizadores

Son herramientas utilizadas en la jardinería y la agricultura para aplicar líquidos, como agua, fertilizantes, insecticidas, fungicidas, herbicidas y otros productos de cuidado de plantas, en forma de finas gotas sobre las superficies de las plantas. Funcionan por medio de una bomba manual, en la que la velocidad y la presión se combinan para pulverizar el agua.

La pulverización es una técnica que se implementa en el mundo de la jardinería y la agricultura para proteger a los cultivos de plagas y enfermedades.

Es esencial utilizar el tipo de pulverizador adecuado para el tamaño y tipo de área a tratar, así como el producto que se va a aplicar. Además, es importante seguir las instrucciones del fabricante y tomar precauciones para evitar daños a las plantas o a uno mismo durante el proceso de pulverización.

 

TIPOS DE PULVERIZADORES

1. Spray reciclado

Dado que es un spray reutilizable, este es el más barato que podéis encontrar. Por ejemplo, podría ser el típico spray de productos de limpieza, o si no, podríais adquirir este tipo de spray por un coste muy bajo.

Importante, si decidís reutilizarlo, aseguraros de limpiarlo a fondo para que no queden restos del producto anterior y podáis utilizarlo correctamente en el futuro.

Puede ser útil para rociar plantas cultivadas en macetas, jardines pequeños o huertas.

 

2. Pulverizador básico

Además de ser fácil de usar, también es muy asequible.

Este, a diferencia del anterior, es más fuerte, tiene un spray más potente y se puede ajustar.

Antes de comenzar a rociar, debéis cargar la bomba de agua tirando hacia arriba y hacia abajo de la palanca superior hasta que se quede sin espacio.

Perfecto para pulverizar plantas en jardines, macetas o pequeños huertos.

 

3. Pulverizador adaptable

Se adapta a botellas de plástico, normalmente a las que tienen rosca de bebidas refrescantes. Simplemente debe encajarse en la botella, llenarse con líquido y rociarse.

Es pequeño y portátil, extremadamente cómodo de usar y tiene una estructura muy resistente. Ideal para pulverizar plantas en jardines, macetas o pequeños huertos.

Puedes conseguir el tuyo pulsando aquí.

 

4. Mochila de pulverización

Este tipo de pulverizador se lleva en la espalda, lo que permite mayor movilidad y capacidad de almacenamiento de líquidos. Son útiles para áreas más grandes, como huertos o jardines extensos y suele contener un depósito de entre 12 y 16 litros.

Su mayor inconveniente es que hay que cargarla en la espalda y puede llegar a contener un gran peso.

Antes de empezar a pulverizar debéis introducir los productos en la mochila y, seguidamente mover esta palanca para arriba y para abajo hasta no poder más por tal de cargar la bomba de líquido.

 

 

A continuación os dejamos un vídeo dónde explicamos todo sobre los diferentes tipos de pulverizadores.

Regresar al blog